Upload Logo

Tangible Poetry
Title:“¡¿Me quieres?!”
Client: Il Giardinetto
Years: 2018
Season: Spring 2018
Material: fedrigoni paper Sirio Pearl Oyster Shell – brass
Production: hand made paper cutting
Photo: Pablo David Mejia

Read more on Fedrigoni Club

Sin duda el momento mas importante en un “giardinetto” es la primavera, toda la naturaleza se despierta, se renueva y se colorea.

¿Cuántas veces, en las primaveras de nuestra juventud, enamorados de alguien y movidos por un amor tan modesto e inocente, hemos confiado en las margaritas, símbolo de la renovación de la naturaleza primaveral, para descubrir los sentimientos mas sinceros de nuestros amados? “¡¿Me quiere… no me quiere?!” Separando uno por uno los pétalos blancos de la margarita adivinamos si somos correspondidos, o no, en el amor.

La instalación de este escaparate, deliberadamente inaugurado el 21 de Marzo, es un homenaje al comienzo de la primavera, que coincide también con el día mundial de la poesia. Esta composición efímera está concebida exactamente de la misma manera que un poema; sólo que en lugar de utilizar las palabras, las rimas y los versos, utiliza el color, la forma y la luz.

Es una poesía tangible que intenta generar las mismas emociones, recuerdos y sensaciones. Es una cristalización del movimiento de caída de los pétalos de un enamorado. “Para concebir esta composición estética, quise investigar las reglas que mueven a la naturaleza. Salí fascinado al recordar que todo el universo vegetal, como también el animal, sigue una serie matemática, llamada sucesión de Fibonacci.”, explica Brucculeri.

 

0, 1, 2, 3, 5, 8, 13, 21, 34… una sucesión infinita de números naturales que comienza con los números 0 y 1 y, a partir de estos, cada término suma los dos anteriores hasta infinito. Con esta sucesión se puede dibujar la “espiral de Fibonacci” que se aproxima a la espiral dorada y se inscribe dentro del rectángulo aúreo.

Esta operación tan simple aparece en un sinfín de configuraciones biológicas: en las ramas de los árboles, en la disposición tanto de las hojas como en los pétalos de las flores, en la proporción de las falanges que conforman nuestras manos o en las espirales galácticas; por citar algunos ejemplos.

La margarita, estrella de nuestro nuevo escaparate, es una de estas flores. Tiene un numero de pétalos (21) y una disposición del polen que presenta unas características geométricas muy interesantes; ya que a simple vista se puede observar la espiral de Fibonacci y su extraña combinación de complejidad, sencillez y, por supuesto, belleza.

Como no podía ser de otra manera, los pétalos que se pueden ver en la instalación de Brucculeri son exactamente 21. De la misma manera que su “caída” sigue a rajatabla la forma de dicha espiral universal.

Ahora bien… el resultado de deshojar la margarita en este primer día de primavera, os lo dejamos a vosotros.

¡¿Me quiere?! ¡¿O no me quiere?!